¿Cómo viven la pandemia los recolectores de basura?

Los recolectores de basura no han descansado desde que se decretaron las medidas de Sana Distancia. Recolectamos algunos testimonios publicados
¿Cómo viven la pandemia los recolectores de basura? ¿Cómo viven la pandemia los recolectores de basura? ¿Cómo viven la pandemia los recolectores de basura?

Antes o después de la pandemia, hay trabajos que no tienen el debido reconocimiento.  Este es el caso de los recolectores de basura, quienes no han descansado desde que se decretaron las medidas de Sana Distancia. ¿Te has preguntado cómo es la vida de un recolector de basura durante esta contingencia?

Te va a interesar: Mueren recolectores de basura por COVID-19

Recolectamos algunos testimonios publicados en distintos medios de comunicación.

El Universal acompañó a un par de trabajadores en Nezahualcóyotl. Ahora en lugar de campana, perifonean para anunciar su llegada. Piden a la gente que separe sus residuos orgánicos e inorgánicos de los que pueden estar infectados.

Aunque algunos usan cubrebocas, guantes y caretas para evitar el contagio, no tienen certeza sobre el contenido de los residuos, ya que mucha gente sigue sin creer en el coronavirus.

Vía: Agencia EFE

Hay personas que sí les advierten. Les dan los residuos por separado y les comentan que tienen algún caso sospechoso de coronavirus en sus casas. Cuando esto sucede, dejan la bolsa intacta, la apartan y la entregan por separado en el basurero Neza-Bordo.

Muchos habitantes salen sin protección a entregar sus residuos. Algunos trabajadores comentan que les gustaría dejar esto, pero es un servicio indispensable para la población. Además, muchos de ellos dependen de su trabajo para mantener a sus familias.

Te va a interesar: Ayuntamiento de Toluca exhibe la basura que tiras en la calle

Trabajadoras voluntarias

El País recorrió las calles de la Ciudad de México junto a Patricia Ángeles. Ella no sabe lo que es estar en cuarentena, pues no ha descansado. Ella es una recolectora voluntaria. Esto significa que vive de las «propinas» que le da la gente.

En un dia recolecta 100 pesos, de los cuales debe dar la mitad al camión recolector de la basura. Comenta que la cantidad de basura se ha incrementado, pues ahora mucha gente pide sus alimentos a domicilio.

“Mi trabajo es esencial como el de los doctores, las enfermeras o los repartidores, pero nadie nos voltea a ver”.

No tiene seguridad social, y si alguien se queja de su trabajo, recibe una llamada de atención.  Vive con miedo a contagiarse, pero tampoco tiene opción.

Dice que conformaría con que le dejaran los residuos separados, como lo recomendó el Gobierno de Ciudad de México para proteger a los trabajadores de la limpieza en la pandemia, que marcaran las bolsas de residuos sanitarios y que les garantizaran elementos de protección.

¿Y LOS PEPENADORES?

Parecen estar más expuestos aún. Se encuentran en los basureros, sin ninguna protección, buscando entre los residuos algo que rescatar para venderlo. Sólo tienen prohibido buscar entre los residuos que vienen de hospitales y cementerios.

La contingencia ha dejado más claras las diferencias sociales. Ahora más que nunca, estos trabajadores tan indispensables, necesitan estar más seguros. Y nosotros, como ciudadanos, también debemos corresponder con nuestros hábitos. Separar los desechos adecuadamente e informar si hay materiales peligrosos, ahora y después de la pandemia.

Vía: Vanguardia

Con información de: El Universal y El País.