Si prestas tu tarjeta de Crédito, ¡El SAT te puede tener en la mira!

Sin importar a que banco pertenezca tu tarjeta de crédito, evita prestarla; hacerlo, podría traerte problemas con los bancos e incluso con el SAT.
Si prestas tu tarjeta de Crédito, ¡El SAT te puede tener en la mira! Si prestas tu tarjeta de Crédito, ¡El SAT te puede tener en la mira! Si prestas tu tarjeta de Crédito, ¡El SAT te puede tener en la mira!

Muchas personas prestan su tarjeta de crédito, ya sea para ayudar a alguien con una compra o para “crecer” los beneficios que brindarán al realizar más compras, como puntos extra o acumulación de millas.

Si eres uno de ellos, ¡ten cuidado!

Prestar tu tarjeta de crédito podría traerte problemas que no solo te cerrarían las puertas de instituciones, te llevarían a pagar más de lo que ganas.

Aunque te enumeren muchos beneficios a los cuales puedes acceder por prestar tu tarjeta de crédito, ya sea a algún familiar o algún conocido; toma en cuenta que podría ser más perjudicial que benéfica.

Corres el riesgo que te dejen con la deuda: te traerá problemas con el banco o tienda departamental, afectaría tu historial en el Buró de Crédito y finalmente, pero no menos importante, con el SAT.

 ¡En la mira del SAT por tarjeta de crédito!

Cuando prestas tu tarjeta podrías generar una discrepancia fiscal, es decir, en tu estado de cuenta se reflejaría que tienes más gastos que ingresos, lo cual se le haría extraño al SAT.

Por ejemplo, si tú ganas 10 mil pesos al mes y tienes un crédito de 20,000 pesos y tu primo te pide prestada tu tarjeta para comparar algo.

Si gasta los 20,000 pesos y se compromete a pagarlo y lo hace, ya sea al siguiente mes o a meses sin intereses; entonces el SAT puede inferir que tienes ingresos adicionales que te ayudaron a subsanar esa deuda.

Por ello, el SAT supondrá que no le estás declarando y puede pedir que le pagues por esos ingresos extras.

Vía: ESAN

Lo cual no seria nada beneficiosos para ti si solo percibes un sueldo de 10 mil pesos al mes. La recomendación es que aunque seas buena persona, no prestes tu tarjeta de crédito. Evita tener problemas con tus familiares, con los bancos e incluso con el SAT.

JHG