Imagen: David Martínez

Pueblo mágico de Malinalco, un lugar rodeado de montañas con belleza colonial

El pueblo mágico de Malinalco se localiza en el Estado de México y al sur de Toluca, es uno de los más coloridos y rústicos de la entidad mexiquense.

En este pueblito podrás encontrar calles llenas de tradición entre sus habitantes, sin olvidar la gran vista que sus paisajes nos ofrecen.

Así que si estás pensando en salir con la familia, pareja o amigos, Malinalco siempre será una buena opción, ya que está a solo una hora de la ciudad de Toluca.

Rodeado de hermosas montañas, Malinalco te ofrece muchas actividades para todas las edades, entre ellas;

Visitar su zona arqueológica

Para poder llegar a este mágico lugar localizado en una de sus montañas, tendremos que subir por aproximadamente 400 escalones, pero valdrá la pena.

Imagen: MXCity

La zona aqueológica «Cuauhtinchan» es llamada localmente como «el cerro de los ídolos», donde los Mexicas realizaban ritos de iniciación de los guerreros jaguar y águila.

Aunado a ello, posee la impresionante Casa de las Águilas, que fue tallada sobre la roca madre del cerro.

Imagen: Flickr

Te puede interesar: Convento Agustino de Malinalco

Comer una trucha al aire libre

Al bajar de la gran experiencia de la zona arqueológica y su bella vista, puedes acudir a un pequeño mercado localizado a unas calles del centro, donde encontraras todo tipo de comida.

«Las truchas» son como los habitantes lo llaman, pues es la especialidad de este lugar, además de encontrar gorditas, tacos, antojitos mexicanos y una buena michelada para el calor.

Imagen: Yelp

Aunque hay días que realmente hace mucho calor, no te preocupes que a unos metros de donde puedes comer, hay un balneario para refrescarte.

Caminar en sus calles empedradas y llenas de plantas

Si acudes a Malinalco sin recorrer sus tradicionales calles, no cuenta como visita, su historia, su convento, su clima y su esplendoroso paisaje valen totalmente la pena.

Imagen: Visit México

Por otro lado, también podrás encontrar museos, iglesias, capillas, mercados, bares, cantinas y albercas a pocos minutos del centro del pueblo.