Leyenda de los hermanos sacerdotes del Nevado de Toluca
Foto vía: México Desconocido

Leyenda matlazinca de los dos hermanos sacerdotes del Nevado de Toluca

El Nevado de Toluca o Xinantécatl (Hombre desnudo) se localiza a 22 kilómetros del suroeste de la ciudad de Toluca y es popular por su bella vestimenta blanca en época de invierno y también por sus leyendas matlazincas.

El volcán de Toluca alcanza los 4680 msnm y es la cuarta formación más alta de todo México y una de sus leyendas más populares es la de los hermanos sacerdotes, una interesante historia matlazinca.

Hay muchas leyendas matlazincas del origen del volcán, la más popular es la de los hermanos sacerdotes, otra es la de la diosa de los matlazincas y el sacerdote Xinan.

Según la leyenda de los hermanos, dos hermanos disputaban el poder, uno mediante la guerra y otro mediante la religión. El mayor era quien empezaba las peleas y las guerras, mientras que el menor trataba de calmar a su hermano con la religión.

Los dioses hartos de guerras y ofrendas humanas del hermano mayor, decidieron calmarlo, pero sin saberlo, el hermano menor se interpuso entre los dioses y su hermano, y los dioses mataron al hermano menor y para recordarlo, los dioses lo enterraron en medio del bosque y se formó el cerro de Jocotitlán o el Volcán Xocotépetl.

Leyenda de los hermanos sacerdotes del Nevado de Toluca
Imagen de: Flickr

El hermano mayor, creyéndose con el poder y olvidando a su hermano, se alzó y empezó hacer tiranías, pero los dioses, le hicieron ir al centro del valle y lo desnudaron, le abrieron el pecho, y lo dejaron que muriera poco a poco, el hombre se tocó el pecho y sintió su corazón, pero este empezaba a quemarse y se empezó a crear el volcán.

Arrepentido, pidió perdón a los dioses y les dijo que mejor moriría y compartiría el reino con su hermano muerto, los dioses le taparon el corazón y el volcán murió.

Ella harta y enfurecida lo hizo salir, y por haberla desobedecido lo castigó lanzándolo muy lejos del lago. El sacerdote herido de amor se dirigió al medio del llano, se abrió el pecho y dejó que su corazón se quemara.

La diosa pensó que no habría más molestias, pero no fue así. El cuerpo del sacerdote comenzó a crecer y a pegarse a la tierra. Y lo que su corazón manaba empezó a quemar y a cubrir todo lo que le rodeaba, convirtiéndose en un volcán.

La diosa arrepentida quiso ir a donde él, pero no fue posible, puesto el volcán la estaba encerrando en una gran cantidad de tierra. La diosa tuvo que escapar de allí, pero su hogar fue devastado.

Entonces ella subió al volcán y pidió perdón y le tapó el corazón, para que así no hubiera problemas. Unos dicen que ella vivió en el río Verdiguel, pero no soportó más el ver al sacerdote, y se fue de Toluca.


Imagen de: México Desconocido