La primera pareja homoparental en Guanajuato logran adoptar

Foto: Shangay

Un poco más de dos años para que Alan Alcantar y Daniel Vela lograran adoptar a su hijo Emiliano.

Después de trabas y discriminación, ahora son la primer pareja homoparental en Guanajuato que lo ha logrado. “Perseverancia, amor es amor”, así describieron su proceso de adopción.

Después de casarse por el civil, la pareja se empezó a informar sobre el proceso para hacer una adopción, fueron dirigidos al sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en León.

Después de esperar algunos meses, los llamaron y les informaron que sí había la posibilidad de seguir con el proceso para adoptar a su hijo mediante psicólogos de la institución. En algún momento tuvieron la posibilidad de adoptar a un par de hermanos pero decidieron hacer el proceso para tener a Emiliano en sus vidas.

En abril de 2019, el DIF los citó para darles las peores noticias y el principio de un proceso lleno de discriminación.

Les informaron que que no seguirán el trámite por ser familia homoparental.

“Ahí empezamos a vivir la discriminación”, explicó la pareja.

Alan y Daniel comenzaron un proceso legal y una intervención del DIF estatal. Además, iniciaron el proceso de una manifestación pacífica por parte de la comunidad LGBT que finalmente no se llevó a cabo.

Las autoridades reanudaron el proceso y fue cuando se comenzó a hacer la convivencia entre la pareja y Emiliano.

Un día antes de conocer al menor nos dicen que no, que siempre no”, cuenta Alan. “Ahí es cuando sufrimos de discriminación por las autoridades de León. Nos dicen que por ser una familia homoparental, las demás familias se le iban a venir encima”.

Foto: Captura de pantalla

Después de cientos de procesos, disputas legales, postergaciones y discriminación, finalmente en febrero de este año se concretó la adopción de Emiliano que hoy vive muy feliz con sus papás.

“El juez determina que somos la familia idónea, la mejor opción para el niño”, dijo Daniel.

Alan, Daniel y su pequeño Emiliano hoy viven felices, en redes sociales, buscan romper estigmas para que la gente se de cuenta que son como cualquier otra familia.

 “Queremos que se den cuenta que somos una pareja totalmente normal, que podemos cuidar a un niño y se dejen de prejuicios y no juzguemos sin conocer”, finalizó Alan.

Con información de “Sopitas.com