Foto: STEVE DE NEEF, NATIONAL GEOGRAPHIC CREATIVE

La nueva contaminación en los mares son guantes y cubrebocas

Desde que inició la pandemia la naturaleza reaccionó favorablemente, las especies salían a las calles, tomaron costas y hasta casas. Fue un respiro magnífico que las especies necesitaba.

Foto: Opération Mer Propre

Opération Mer Propre es un grupo ambientalista francés que ha denunciado el nuevo foco rojo para el planeta: Los cubrebocas.

El grupo ambientalista mostró cómo todo este nuevo equipo de protección, al ser de un solo uso, está siendo arrojado al mar y se está convirtiendo en peligro para el planeta.

Te puede interesar: Perrito espera a su dueño en el puente donde se quitó la vida

Las imágenes publicadas son del mar Mediterráneo, muy cerca del centro turístico de la rivera francesa de Antibes.

El objetivo del grupo al publicar las fotos es de concientizar a los usuarios sobre el desecho de residuos y cómo está afectando a nuestros mares.

“Nos quedamos sorprendidos para mal cuando vimos que había guantes enterrados en la arena”, dijo Joffrey Peltier, fundador de Opération Mer Proper.

Daniel Hidalgo, profesor de Ingeniería Ambiental de la UDLA asegura para primicias.ec que los guantes de látex tardan entre 100 y 200 años y los cubrebocas cerca de 50 y 100 años ya que están elaboradas con productos sintéticos.

La mayoría de los cubrebocas sueltan pelusas al empezar a descomponerse, que al viajar por los mares pueden ser confundidas con alimentos por algunos peces.

Los residuos de cubrebocas, guantes y toallitas deben ser destruidos con tijeras y depositarse en una bolsa anudada dentro de un basurero que solo se utilice para eso, rociar la bolsa con agua y cloro, y lavarse las manos después de hacerlo.

Con información de  “Cultura Colectiva”.