Museo Virreinal de Zinacantepec, patrimonio mexiquense

Construido en el siglo XVI por orden de los franciscanos, el Museo Virreinal de Zinacantepec (antes convento), es considerado ya patrimonio mexiquense, gracias a su historia y arte que enmarca en cada una de sus salas.

Fue en 1860 cuando dejo de ser un convento para convertirse en casa cural, posteriormente fue declarado monumento nacional en 1934 para abrir sus puertas al público en general hasta julio de 1980.

Imagen de Agencia MVT

El complejo arquitectónico está conformado por atrio, capilla abierta, bautisterio, ante portería y portería, claustro bajo, sala de profundis, anterrefectorio y refectorio, alacena, cocina, despensa, claustro alto, celda de oración o sala de capítulos, sala de visitas importantes y sala de exposiciones temporales. En resumen 20 salas permanentes que resguardan utensilios, pinturas y objetos al uso cotidiano de la época.

Una de las piezas con mayor valor simbólico, cultural y artístico es la pila bautismal, la escultura monolítica del siglo XVI fue realizada por manos indígenas, representando así el arte “indocristiano”, o también llamado arte “tequitqui”.

En la pila se aprecia una banda, la cual representa la época franciscana, y además se encuentra escrita en idioma náhuatl la leyenda que explica que “La pila fue hecha en el año 1581”.

Imagen de Nahuatlahtolli

Te invitamos a leer la nota completa en: Primero Editores

Imagen de: Contra Punto Edomex