30 empresas de grúas «piratas» en el Valle de Toluca

Felipe León Lara, presidente de Grúas en el Valle de Toluca aseguró que son al menos 30 las empresas de grúas ilegales o «piratas» que operan en el Valle de Toluca, sobre todo en las carreteras hacia el norte y sur de la entidad, quienes no respetan la tarifa que dicen que les autorizó la Secretaría de Movilidad.

Luego de la «ola» de quejas por parte de los ciudadanos sobre el costo que tiene el arrastre y el pago por el corralón, que supera los 2 mil 500 o 3 mil pesos, en algunos casos, el representante de los gruyeros en Toluca afirmó que son los irregulares quienes “sangran a los automovilistas”.

Lo anterior, porque los carros que incumplen con la verificación deben ser remitidos al corralón, como lo indica la ley, mientras que aquellos que no portan placas, licencia u otros documentos no deben ser arrastrados, sólo reciben la multa económica.

El representante precisó que los prestadores de este servicio concesionado cuentan con una tarifa que deben portar y tener a la vista de los ciudadanos; sin embargo, al momento en que se cometen irregularidades, no son señalados los nombres o la razón social de las empresas que cobran de más.

“A mí me han dicho los clientes, oiga por qué no le dice a tal o cual, que por qué cobran tan caro, pero no es mi empresa, no podemos intervenir. Quienes elevan sus costos son las grúas irregulares y hay concesionarios que son encajosos, con ellos me puedo acercar y pedirles que lo corrijan”.

Afirmó que “hay compañeros que sangran mucho al camionero y no se vale”, porque la autoridad es quien debe actuar contra quienes incumplen con la norma de verificación u otros.

Detalló que la tarifa de pensión para un automóvil particular de tamaño pequeño es de 38 pesos las 24 horas, para camioneta de 3.5 toneladas es de 49 pesos, mientras que de autobús es de 69 pesos, además el arrastre dentro de la periferia es de 600 pesos por auto.

Las empresas de grúas autorizadas en esta región son ocho, pero el resto que no están autorizadas se instalan en la salida a Ixtlahuaca, a la Ciudad de México, Zitácuaro y Temascaltepec, entre otros.

Nota completa disponible en: Digital Mex