Un pueblo en armonía con la naturaleza… visita Ocoyoacac

Un pueblo en armonía con la naturaleza... visita Ocoyoacac Un pueblo en armonía con la naturaleza... visita Ocoyoacac Un pueblo en armonía con la naturaleza... visita Ocoyoacac

Todos nos hemos escapado alguna vez, quizá algún fin de semana, a la Marquesa. Disfrutar un día al aire libre con la familia o amigos, ir a pescar truchas, dar una vuelta en las clásicas cuatrimotos o en caballo y hacer algunas actividades al aire libre siempre nos permiten desenajenarnos de nuestra rutina citadina y pasar un buen rato en contacto con el mundo.

Sin embargo, ¿a quién no se le antoja salir de esa rutina y poder conocer un lugar apacible, lleno de historia, espíritu y que ha logrado conjuntar tradición y naturaleza? Bien, pues la próxima vez que traces planes para salir de tu ciudad, tu destino puede ser el apacible y encantador municipio de Ocoyoacac.

En la nariz del Ocotal
Este municipio está situado a 20 kilómetros de Toluca y al este de la Ciudad de México; cerca de los municipios de Lerma y San Mateo Atenco; fue cuna de tribus otomíes, mazahuas y matlazincas que se asentaron en las cercanías del Monte de las Cruces. Su nombre proviene del náhuatl y significa “En la nariz del Ocotal” o “Donde principian los ocotes o pinos”.

Lugar que armoniza los contrastes entre un pueblo tradicional y los colores de la naturaleza, visitar el parque “Sagitario” o subir al Calvario representan una delicia para todo aquel vagabundo que disfruta de una caminata donde los propios pies dirijan el camino. Calles empedradas, hermosas fachadas y barrios coloridos completan el goce de un pueblo tranquilo y discreto.

No podemos olvidar el histórico Monte de las Cruces, lugar clave de la historia mexicana pues es aquí donde el tesón y la sangre guerrera del ejército insurgente –comandado por el cura Miguel Hidalgo– demostró su valía y su pasión por el ideal independentista.

Lo que no podemos olvidar… La comida

Orgullo y sazón del municipio, los tradicionales tamales de ollita o “chuculucos” es el platillo que no puedes dejar de probar: delicioso tamal hueco relleno de salsa y carne de cerdo, se acompaña con un jarro de atole de masa de maíz o pinole. Tampoco puedes decir que visitaste Ocoyoacac si no pruebas su inigualable barbacoa.

Vivir las tradiciones en las fiestas patronales

Varias son las celebraciones que se llevan a cabo y de las cuales podemos disfrutar. Por mencionar algunas tenemos: la celebración en enero del año nuevo en Acazulco; la feria del tamal de ollita y el carnaval de la cabecera municipal en febrero, las celebraciones de San Pedro y San Pablo en junio, la feria del mole en julio o la fiesta patronal del municipio en noviembre. Ferias donde destaca la alegría acompañada con música de viento, danzas tradicionales como la de los arrieros, mascaradas y carros alegóricos que rezuman jovialidad y vida.

En fin, ya sea para descansar del ajetreo y llenar los pulmones con aire fresco o para exaltar las tradiciones durante las fiestas patronales, Ocoyoacac es un gran destino de llegada y obviamente… de disfrute.

Foto: https://www.instagram.com/dcastellanos2012/