La historia del famoso cerro de la Teresona de Toluca

La-historia-de-la-famosa-Teresona-de-Toluca
Vía por: Toluca Viejito

El Cerro de la Teresona de Toluca

Los cerros de Toluca forman parte de la cultura popular y sobre cada uno de ellos hay una serie de historias, cuentos, leyendas y tradiciones que han pasado de generación en generación hasta formar parte de nuestras raíces.

Entre todos esos cerros, quizá el más arraigado entre los toluqueños es el de La Teresona, el cual ha estado presente desde la llegada de los primeros pobladores del Valle de Tollotzin y en cada época de nuestra historia se ha hecho presente en ritos, tradiciones y costumbres de la sociedad toluqueña.

TE PUEDE INTERESAR: TOLUCA LA BELLA: CIUDAD DE LAS SIETE PLAZAS

Existe una leyenda sobre La Teresona, que refiere que el cerro es una especie de “cúpula” o “campana” que cubre a una ciudad encantada, llena de riquezas; a la que solamente se puede acceder por las cuevas que existen en la parte alta del cerro, pero cada una de esas cuevas está custodiada por una criatura mágica encargada de impedir el paso o de poner retos incumplibles a quienes lo han intentado.

La-historia-de-la-famosa-Teresona-de-Toluca
Vía por: Toluca Viejito

Se dice que esos seres, que van en su descripción desde duendes, brujas, creaturas morfas e incluso “demonios”, retan a los valientes que intentan entrar a las cuevas con acertijos y pruebas físicas, como subir desnudos al lomo de una cabra y mantenerse arriba por kilómetros y kilómetros hasta caer exhaustos y perder la oportunidad de conocer y llevarse parte de los tesoros ocultos en La Teresona.

¿Por qué se le llama cerro de la Teresona?

Desde el nombre del cerro hay todo un misterio y distintas versiones, la más popular refiere que ahí había una casa donde vivía una pareja de “adinerados”, él, Juan de nombre, ella Teresa, dama de sociedad cuya cómoda posición económica solo era desgraciada en una parte, y es que nunca pudo tener hijos.

Por más que oraba y participaba como devota en peregrinaciones nunca pudo concebir niño o niña, por lo que decidida a todo y bajo recomendación de sus vecinos, un día decidió subir al cerro y ofertar su alma al “diablo” a cambio de tener un hijo.

Al llegar ante una de las cuevas, la recibió una bruja, a quien explicó su carencia y esta le hizo firmar un pacto con su propia sangre; en cuanto se le concediera la maternidad, tendría que llevar ahí mismo a la hija cuando cumpliera 15 años.

Como nunca se le explicó para qué llevaría a la criatura, ella aceptó y al bajar ya iba preñada, lo que en principio causó la felicidad del marido; quien obviamente celebró en grande el acontecimiento y enteró de esto a todos sus vecinos a los que ofreció incluso una gran comida como festejo.

La niña nació, fue rodeada de toda riqueza, y el día de su bautizo bajaron cinco brujas del cerro a dar a la pequeña todas las gracias posibles; belleza, voz angelical y capacidad de canto, inteligencia, y por si fuera poco dotes de buena dama.

Muchos se enamoraron de la bella niña que pronto se convirtió en adolescente y cuando iba a llegar a las 15 primaveras la madre tuvo que cumplir la encomienda y la llevó al cerro.

brujas-cerro-de-la-teresona
Vía por: Pinterest

Unos dicen que la bruja la recibió, la hizo pasar por una de las cuevas, caminó y jamás se le volvió a ver, y otros afirman que la doncella fue convertida en bruja y quedó allá arriba también como guardiana de otra cueva.

Hay una tercera versión que indica que la bella mujercita fue esposada por el demonio que cuida de la ciudad encantada que hay bajo el cerro.

En lo único en que coinciden es que el hecho volvió loca a Teresa, quien que quitó la vida colgándose de la rama de un árbol en lo alto del cerro por la ausencia de su hija y el dolor de saber que ella misma la había sacrificado.

Desde entonces al cerro se le conoce como La Teresona, en recuerdo de esa desgraciada mujer cuyo espíritu, dicen, vaga eternamente en el cerro que hasta nuestros días cuida al Valle de Toluca.

Hay muchas más historias de este cerro al cual, por ejemplo, los matlatzincas utilizaron como sitio ceremonial, de lo cual incluso se han hallado vestigios que lo comprueban.

Otra historia sobre La Teresona indica que ahí, en los años de la Conquista Española, se agazaparon quienes se negaron a ser evangelizados y en la Revolución fue escenario de batallas entre zapatistas y conservadores.

Te invitamos a leer la historia original en: Heidi García-Tercera Regidora

Redacción: D