La mujer de blanco: Historias y leyendas de Tlachaloya

Tlachaloya está relacionado con la vista privilegiada de un cuerpo de agua. Estas características lo hacen objeto de historias y leyendas.
La mujer de blanco: Historias y leyendas de Tlachaloya La mujer de blanco: Historias y leyendas de Tlachaloya La mujer de blanco: Historias y leyendas de Tlachaloya

Tlachaloya significa «Lugar desde donde se mira». Su nombre está relacionado con la vista privilegiada de un cuerpo de agua, en aquel entonces limpia y llena de vida. Estas características lo hacen objeto de historias y leyendas.

Te va a interesar: ¿Por qué Toluca alguna vez fue llamada «La pequeña Francia»?

Ahí se establecieron algunos pueblos originarios del Valle de Toluca, como los matlatzincas y los otomíes.  Los pobladores desarrollaron su vida vinculados con la pesca y la agricultura.

Vía: Flickr

Tlachaloya es un lugar privilegiado en cuanto a historia, cultura y tradiciones. Muchas de éstas se relacionan directamente con esa laguna que en otros tiempos se tenía que atravesar en lancha, por la gran cantidad de agua que almacenaba.  También porque no había un camino para llegar hasta el pueblo donde la gente vivía.

La lEYENDA de la mujer de blanco

Dicen los lugareños que en la laguna de Tlachaloya existe un espíritu de mujer que deambula por las aguas, a la que llaman la Mujer de Blanco. Cuentan que era una joven que estaba por casarse con pescador.

Un día, él salió muy de madrugada a extender sus redes para sacar camarones de agua dulce, a los que llaman acociles, y peces de gran tamaño, como las carpas.

Vía: Heidi García

Cuentan los antiguos que las aguas se enturbiaron ese día por una tromba que azotó a Tlachaloya. La frágil lancha en la que pescaba el hombre se hundió, y entonces él desapareció para siempre.

“Fue tal la decepción de la joven, que al enterarse de la tragedia, por la noche de ese mismo día entre rayos y una intensa lluvia, caminó de frente desde su casa hacia la laguna hasta que desapareció su cuerpo en la oscuridad de la tormenta, para no volvérsele a ver con vida”.

Desde entonces, quienes pescan muy de madrugada en la laguna de Tlachaloya aseguran que pueden ver flotando a la mujer vestida de blanco, porque así murió, con el traje de novia puesto. Ya que su espíritu todavía vaga en esas aguas buscando a su amado con quien jamás se logró reunir en matrimonio.

Vía: Mx City

LA HISTORIA

Más allá de la leyenda, en la realidad, ese cuerpo de agua se ha desecado y la pesca en la laguna es cada vez más escasa.

Sin embargo, aquel lugar constituye parte fundamental de la historia y la cultura de los habitantes de Tlachaloya, quienes hasta nuestros días no olvidan sus raíces como pescadores.

De hecho, la laguna, como originalmente fue, se desecó totalmente en los primeros años del siglo 20 y se “reconstruyó” de manera artificial a partir de 1970, con el nombre oficial de presa “Antonio Alzate”, como un vaso regulador del sistema Lerma para evitar que las aguas que se desbordaban del río afectara las poblaciones aledañas.

Vía: Hoy Estado

El agua y los habitantes de Tlachaloya están íntimamente ligados, en ritos y tradiciones que se preservan hasta nuestros días, como las ofrendas a sus muertos que en los primeros días de noviembre hacen flotar en coronas de flores con velas encendidas.

Se trata de una de las delegaciones municipales de Toluca de raíces profundamente indígenas que conserva historias fantásticas que se transmitieron vía oral de generación en generación y que hoy forman parte de nuestro patrimonio histórico y cultural.

Vía: Heidi García, tercera regidora.