teatros-y-cultura-en-toluca-en-el-siglo-xix
Vía: Cabezas de águila (blog)

Teatros y cultura en Toluca en el siglo XIX

¿Alguna vez te has preguntado cómo era el teatro y la cultura en Toluca en el siglo XIX? ¿Sabes las consecuencias que tuvo en la población? En esta entrada te comentamos un poco más.

Te va a interesar: Paisajes, comida y costumbres de Toluca en el siglo XIX

El texto que leerás a continuación está basado en el trabajo de Ana Cecilia Montiel Ontiveros y Nuria Rebeca Mandrigal González, investigadoras de la Universidad Autónoma del Estado de México.

En Toluca hubo importantes teatros como el Teatro Coliseo, el Teatro de Alba (o Teatro González) y el Teatro Principal.

Antes de estas construcciones, el teatro ya tenía relevancia en México, en el siglo XVIII. A Toluca llegaban algunas representaciones que probablemente tenían unas dos o tres funciones.

Éstas se llavaban  a cabo en distintos corralones o en los patios de alguna casa pobremente habilitados, o al interior de los mesones.

El primer teatro de la ciudad

Fue en 1823 cuando se le encomendó a José María González Arratia,
próspero hacendado y comerciante de la región, la factura del primer
teatro que hubo en la ciudad. Cinco años después comenzó con la diligencia.

Lo curioso es que este primer teatro, el Coliseo, no fue inaugurado en la parte «rica» de la ciudad. Antes bien, fue ubicado en la zona popular donde vivían las comunidades indígenas y de bajos recursos.

DATO INTERESANTE:

¿Sabías que antes Toluca estaba dividida no sólo físicamente, sino también social y económicamente por el Río Verdiguel? De un lado vivían los españoles y criollos y del otro, los indígenas.

El Teatro Coliseo no era ostentoso ni tenía un diseño arquitectónico espectacular. Según los documentos históricos, estaba hecho de adobe y tejas. Constaba de un patio, un foro y palcos.

Su construcción fue financiada por el Hospital de San Juan de Dios, institución de beneficencia avocada al cuidado de menesterosos –principalmente indígenas– que, claramente, esperaba hacer del Teatro una entrada constante de recursos para su misión.

Otro dato curioso y un poco triste:

Las primeras funciones no tuvieron el éxito esperado. Se vendieron pocas entradas y los empresarios que llevaron las primeras puestas en escena incluso salieron perdiendo. Tuvo más suerte para corridas de gallos y de toros.

EL SEGUNDO TEATRO DE TOLUCA

José María González Arratia tuvo un importante papel en el diseño de la ciudad. Él vio la importancia de crear más espacios públicos y de descentralizar el papel de la iglesia.

Su segundo proyecto arquitectónico teatral fue el teatro ubicado en la plazuela de Alva (actual Jardín Zaragoza), conocido como Teatro de Alva o Teatro González.

Desafortunadamente, tampoco había mucho fomento a la cultura teatral de Toluca. No había suficientes actores, obras o público. Muchas veces se dependía de la voluntad de las compañías de teatro de la Ciudad de México para que vinieran.

El espacio se utilizó lo mismo para la representación de autos sacramentales y bailes de máscaras en carnaval que para la presentación de músicos tocadores del bandolón, la mandolina, la bandurria, el violonchelo y el clavicordio.

LA TERCERA ES LA VENCIDA

Vía: Cabezas de águila (blog)

José María González Arratia lo intentó de nuevo. Compró una casa vieja y grande que albergaba una panadería y una tocinería situada en pleno primer cuadro de la ciudad.

Tal lugar se encontraba frente al Portal de la Paz, en la esquina de las actuales calles de Hidalgo y Matamoros, justo en el centro de la actividad comercial y social de aquel entonces.

El Teatro Principal fue el escenario de los mejores espectáculos que se presentaron en Toluca en la segunda mitad del siglo XIX.

Ahí se mostraron compañías de ópera, zarzuela y comedias, al llegar compañías extranjeras a México y al salir de gira por el interior de la República, pasaban, casi siempre, por Toluca y se presentaban en “El Principal”.

Este teatro era un digno edificio representativo de «Toluca la Bella». En una de sus mejores épocas, el Teatro Principal era considerado de los mejores de la República Mexicana.

Las autoras concluyen en su artículo que el ansia de Toluca por modernizarse fue lo que la llevó a contruir imponentes lugares como los teatros descritos. Sin embargo, esa misma característica la llevó a deshacerse de ellos.

Bibliografía:

Mandrigal González, Nuria Rebeca y Montiel Ontiveros, Ana Cecilia, «Teatros y cultura en Toluca en el siglo XIX» en Revista Legado de Arquitectura y Diseño, Universidad Autónoma del Estado de México.

Redacción por M. Delmar